Noticias
COMPARTIR

La Reemoción Vialina

La historia de lucha de Fernández Vial, un club centenario con conciencia de clase, revivida de la mano de ex futbolistas, hinchas y dirigentes; legendarios, incondicionales y furibundos. Un retorno al profesionalismo luego de nueve años en las tinieblas. El retrato vital de una institución obligada demasiada veces a resurgir de sus cenizas.

El día que Fernández Vial enfrentaba al Brujas de Salamanca por la 28ª y última fecha de Tercera División, a Danilo Negrete (49) le tocaba trabajar, pero cambió el turno. Después de casi diez años viendo a su equipo pelear en los potreros, un verdadero hincha aurinegro no podía perderse el gran partido. “Vivo en Santiago desde hace 12 años, trabajo en una empresa de seguridad en la ciudad empresarial, en Huechuraba, pero pedí un día de vacaciones para poder viajar con mi esposa a Concepción. Este año fui a todos los partidos en Santiago, a Concepción varias veces, a Rengo, a San Vicente de Tagua Tagua, a Mejillones…”, comienza a enumerar de memoria el fanático vialino, que se enamoró del Almirante a los 13 años, que lo acompañó después, desde mediados de los 80, al antiguo estadio de Collao domingo tras domingo, y que ahora le cuesta reprimir el llanto al recordar la enésima resurrección de su equipo: “Después de diez años metidos en la mierda, volver es muy emocionante”, balbucea, orgulloso, con una mezcla de alegría desbordante y rabia contenida.

Fundado por los trabajadores de la industria ferroviaria de Concepción bajo el nombre de International FC en 1897, pero rebautizado cinco años más tarde -después de una huelga, el 15 de junio de 1903- en honor del Almirante Arturo Fernández Vial, muy pocos clubes en Chile han tenido que hacer tantos esfuerzos, a lo largo de toda su historia, por sobrevivir y reinventarse. Pocos empezaron, de hecho, tan pronto a competir (partida de nacimiento en mano, el Vial tiene tan solo cinco años menos de vida que Santiago Wanderers); y pocos tardaron tanto en arribar al profesionalismo (1981), luego de largas décadas de dominio futbolístico regional, coronas nacionales amateur e incendios catastróficos como el de 1961. En su sede principal. En las inmediaciones de la Maestranza de Ferrocarriles.

La jornada en que Fernández Vial realizó por fin su estreno en el profesionalismo, en la recién estrenada Tercera División, Hardy Pérez (57) comandaba sobre el césped la zaga del equipo. Un equipo de leyenda, que todavía hoy ostenta un récord inexpugnable, ser el único conjunto capaz de llegar a la élite partiendo desde Tercera y encadenando ascensos de manera consecutiva: “Lo que se vivió el fin de semana pasado yo lo viví el año 81 en la cancha. Ahora me tocó verlo desde afuera, en el estadio, con mi familia, un logro tan importante para la gente de esfuerzo y sacrifico del Vial, y también para toda la región”, evoca el ex futbolista, que se desempeñaba -explica- “como stopper, jugando de 3 o de 5”en aquel inolvidable plantel vialino.

Fuente: http://eldeportivo.latercera.com/el-deportivo/noticia/la-reemocion-vialina/30221/