El líder de la Sociedad Anónima Deportiva Profesional, analiza el avance del proyecto durante este temporada, es autocrítico pero siembra optimismo de cara a los próximos desafíos invitado a no dejar de apoyar.

Fernández Vial este año tomó el gran desafío de volver al fútbol profesional chileno luego de casi una década. Dicho anhelo que en anteriores ocasiones se vio ahogado por un mal pasar futbolísticos o motivos extradeportivos, este 2018 se vio materializado, devolviéndole al club con más historia y popularidad de la región, el sueño de comenzar ese camino que le permita estar en el sitial del que nunca debió salir.

Paulo Pérez Vega, es el presidente de la Sociedad Anónima Deportiva Profesional de Fernández Vial, proyecto que actualmente posee la concesión del fútbol y es el encargado de comandar al equipo en esta ambiciosa aventura. Él nos habla hoy sobre lo que ha sido este año, los desafíos, los aciertos y desaciertos, tanto en los ámbitos deportivos como administrativos.

No cabe duda de que para Vial, la vuelta al profesionalismo fue un gran escenario que debió enfrentar, sobre todo luego de ausentarse cerca de 10 años y encontrase con un fútbol distinto al que vio por última vez. La máxima autoridad de la SADP así lo señala: “El desafío ha sido grande, ya que hemos tenido que cumplir con diversos requerimientos que involucran ser profesional. Salir del amateurimo y estar 10 años fuera de competencias profesionales no es fácil.  Nosotros estamos, como consecuencia, a una déciada de cualquier equipo profesional, una década en la que no sumamos, si no restamos en comparación con nuestros pares”, señala.

Y fue así como se formularon los objetivos del club a inicios de esta temporada. “Los objetivos planteados desde la formulación de la SADP, fueron permanencer en la categoría este año, ya que eso nos permitiría ser profesionales con todas sus letras, porque nosotros queremos serlo tanto deportiva como administrativamente.”, cuenta Pérez.

Para tomar las riendas de aquello, se conformó un proyecto de Sociedad Anónima Deportiva Profesional, no convencional, una que buscaba sostener el club mediante la participación de sus hinchas. “Nosotros quisimos que el Vial siga siendo del pueblo, que el vialino sea el que dicta el futuro del club, pero para eso se requiere el completo apoyo y compromiso de quienes quieren estos colores. Hoy el fútbol es visto como una empresa y quizás era más fácil conformar esta Sociedad Anónima con un número reducido de personas e inversionistas que lo único que van a querer es tener reditos económicos a corto plazo. Si bien las Sociedades Anónimas, tienen un rédito económico, nosotros nos proyectamos a 4-5 años. En resumen, no queremos perder la esencia de lo que es Fernández Vial”, explica Paulo Pérez.

El balance administrativo

En lo que respecta a lo administrativo, Paulo Pérez se atrave a entregar una evaluación de los primeros diez meses de gestión y comenta que “el balance es optimista, teniendo en cuenta que hoy el fútbol profesional exige complir requerimientos que en el fútbol amateur no, y nosotros estamos cumpliendo con aquelllo. Administrativamente funcionamos y si hemos caído en alguna falta, lo hemos subsanado lo antes posible tomando en cuenta de que somos constantemente fiscalizados por la Asociación. Ante la ANFP estamos bien posicionados desde esa perspectiva, incluso a la par con clubes de Primera B”, apunta.

No obstante, una cuenta pendiente a lo largo de la temporada en dicha materia, ha sido la plena capitalización de las acciones dispuestas a inicios de temporada, lo que ha significado un déficit a la hora de cumplir con lo presupuestado. “La capitalización de acciones de este proyecto era de 100 millones de pesos y nosotros pensamos que podíamos lograrlo para el segundo trimestre, lo que no fue efectivo – Al momento resta un 20% libre de acciones por capitalizar-, hemos tenido que invertir recursos propio así como también lo han hecho diversas personas que sin querer lucrar han aportado por su compromiso con el club. Pero queremos de aquí a la primera quincena de noviembre tener el 100% de las acciones capitalizadas para así terminar con buen balance la temporada”, dice de manera de optimista el presidente.

La evaluación deportiva

Sin lugar a dudas, el ámbito deportivo ha sido el que más preocupación provoca en los seguidores de Fernández Vial y en ese sentido, Paulo Pérez es autocrítico sobre lo hecho hasta ahora. “Las expectativas eran estar en la liguilla de arriba para terminar el año tranquilos y mantener la categoría, primera meta que no se pudo lograr. En ese sentido, nosotros entendemos el malestar de la gente de no cumplir el objetivo de quedar entre los primeros cinco y yo soy uno de los primeros críticos a lo que hemos hecho, porque no podemos tapar el sol con un dedo diciendo que el equipo ha jugado bien, siendo que todos ven que no se juega a lo que esperamos”, enfatiza.

En busca de una explicación, Pérez continúa con su análisis. “Hacemos una autocrítica en la conformación del plantel, pensamos que eran los mejores jugadores que podían estar en la categoría, apostamos por ellos, confiamos en ellos y no se han dado los resultados. Confiamos en técnicos que a lo mejor no son del perfil de Fernández Vial, pero también dejar en claro que siempre hubo un directorio completo que aprobó esos nombres, no fue decisión propia del Gerente Deportivo, ni del presidente, y nos apoyamos en un presupuesto fijado a comienzos de temporada”, cuenta.

En aquel contexto, es que Paulo Pérez aprovechó de conversar sobre lo que fue la llegada de Esteban Fuertes a inicios de temporada. “Fue una apuesta, buscando también tener una mayor visibilidad hacia los medios en nuestro retorno, cosa que se consiguió y logramos una repercusión que no teníamos hace años. Pero no sólo era Fuertes, él venía con un equipo de trabajo potente. Lamentablemente afectó que él no estuviera en la banca ni que fuera validado su título para poder dirigir. Aunque no lo crean, nosotros teníamos todos los antecedentes para poderlo validar, pero no estuvo la misma disposición desde el ente evaluador”, cuenta. Y sobre la posterior llegada de Molins, explica que “Molins tenía un buen proyecto.  Por lo interesante de su propuesta y ajustado a los costos que manejábamos en materia de cuerpo técnico fue el que se eligió. Nos convenció, pero quizás no logró completo entendimiento con el plantel, no se logró transmitir su idea y no resultó”, confesó.

Lo que se viene para el club

Más allá de los aciertos, desaciertos o apuestas que ha tenido el club, Paulo Pérez se enfoca en que los esfuerzos continúan por seguir avanzando y en los objetivos que están claramente fijados. “Estamos trabajando de manera mancomunada en Fernández Vial para salir adelante y llevamos diez meses haciéndolo. Como ya comenté, el primer objetivo es mantener la categoría, y esperamos llegar con ello cumplido antes de la última fecha del campeonato. Luego enfocarnos en la conformación del plantel para el año 2019. En el mediano plazo, en uno o dos años, idealmente el próximo, esperamos subir a Primera B, que es donde realmente debemos estar. Pero también queremos tener una buena conformación en lo administrativo y estar completamente consolidados”, comenta.

Para alcanzar esos anhelos, Paulo expresa que “necesitamos el apoyo de nuestra gente partido a partido en la galería y participando de nuestras iniciativas y actividades. Nunca se debe de dejar de creer en el club. Vial es un equipo al que siempre le ha costado el doble y no debemos ser tan exitistas. Todos queremos ver a Vial primero en todas las competencias, pero también es importante entender la realidad que nosotros tenemos hoy en comparación con los equipos considerados ‘grandes” en el país. La gente debe enamorarse de lo que es luchar por algo para tenerlo, saber que lo que cuesta es lo que más se disfruta en la vida y es lo que estamos haciendo al tratar de sacar adelante la institución”, manifiesta.

Un proyecto deportivo integral

Fernández Vial trabaja en su fútbol profesional, pero a la par continúa creciendo con la participación de su fútbol femenino en la competencia oficial, la conformación del fútbol joven, el fútbol sala que compite destacadamente en Santiago, además de las diversas ramas deportivas que funcionan representando al club, como el Básquetbol y los Runners.

En lo que respecta al fútbol joven, el presidente comenta que  “presentamos el proyecto este año y desde la ANFP se ha considerado a Fernández Vial como próximo integrante del campeonato juvenil para el siguiente año”, señala, enfatizando en la importancia de la consolidación del proyecto formador como pilar del plan de desarrollo deportivo del club con vistas al futuro.

Pero en la institución, las mujeres también tienen mucho que decir. “El fútbol femenino ha tenido muy buenos resultados y con su participación estamos un paso adelante de varios clubes, ya que desde ahora será exigencia dentro del Licenciamiento de Clubes Profesionales. De hecho somos el único club de la Segunda División que posee fútbol de mujeres y para nosotros es de gran valor tenerlas en nuestras filas”, destaca.

En esa conformación de ramas es que el mandamás del club invita a la gente a sentirse identificados con aquello. “No sólo hay que apoyar al fútbol profesional, hay que apoyar al fútbol femenino cuando juega el torneo nacional, al fútbol joven el próximo año o actualmente en los diversos torneos que participa. Al fútbol sala que también se puede apoyar vía redes sociales y en sus transmisiones desde Santiago, el básquetbol que este año volvió luego de más de 30 años y también a los runners. Vial no es solamente fútbol, somos un club deportivo”, manifiesta Pérez.

El eje social

Por último, Fernández Vial no ha querido ser ajeno a lo que lo caracteriza como un club popular, con raíz en los obreros de ferrocarriles, la clase trabajadora a inicios del Siglo XX o incluso antes con la creación de su club de origen el Internacional FC. En la actual institución, se destaca la importancia de fortalecer esos lazos gestionando un plan de responsabilidad social que se espera de cara al próximo año se consolide.

Este año se han desarrollado clínicas deportivas en establecimientos educacionales, se han invitado escuelas deportivas y a equipos locales, además de reforzar lazos con toda la intercomuna.  “Tenemos que ser un club representativo no sólo de Concepción, sino que de toda la región, porque así se forma la identidad vialina y esperamos con ello incentivar el deporte y llevar nuestra esencia a donde más se necesita”, concluye Paulo Pérez.