Vial obtuvo una leve ventaja que deberá defender este viernes a las 19:00 horas en el encuentro de vuelta. 

Fernández Vial dio el primer golpe en los cuartos de final luego de vencer en un apasionante partido de ida a Magallanes. Fue una guerra de goles la que se vivió en Quilicura, donde el Auri empezó perdiendo en el primer tiempo pero tras un cargado café en el camarín, terminó venciendo por 8 a 7 en un complemento donde ninguno de los equipos cedió terreno.

El arranque del encuentro no fue bueno para el Almirante en el primer duelo de los cuartos de final, pues Magallanes, segundo clasificado del Grupo B, llegó dispuesto a amargarle la noche al conjunto ferroviario y propuso un duro partido de inicio a fin.  “Fue un partido complicado. Magallanes es un rival que en este torneo viene haciendo las cosas muy bien y tiene mucha calidad en sus jugadores, entonces sabíamos que en este primero partido no iba a asegurarse nada.  Sacamos una ventaja pero por ahora no nos asegura nada”, dijo Cristóbal Schiaffino en el postpartido.

Precisamente, Magallanes fue el que obtuvo la primera ventaja llegando a posicionarse con un 3-1 en el marcador, no obstante, Vial en una intensa charla de entretiempo y acertadas modificaciones, terminó saliendo con todo para en la segunda parte dar vuelta el marcador. Cristóbal dice que la clave “fue un trabajo en conjunto con el profe Manuel Banda, donde el mensaje fue de tener más concentración sobre todo en los balones detenidos, donde lamentablemente nos convirtieron en tiros de esquina. Ese fue el click del partido donde nos enchufarmos y de ahí es más empezaron a salir los goles. Afortunadamente para nosotros, Pedro Tapia entró iluminado, le salieron las cosas y fuimos agarrando confianza”, analiza el coach.

El Inmortal terminó remontando y poniéndose por delante, sin embargo, el ‘Manojito de Claveles’, tampoco se rendía llegando a dejar el marcador igualado a 6 a pocos minutos del final. Pero garra en el Vial hay de sobra y con el sello que les caracteriza terminaron imponiéndose por 8 a 7. Los goles fueron de Bastián Bravo (2), Bastián Farias (2), Pedro Tapia, Xavier Urquiola, Daniel Cid y Felipe Martínez.

Finalmente, Cristóbal señala que “este partido no define nada, te hacen un gol y la serie está empatada, pero debemos tener concentración. Por ahora a descansar, mañana entrenamos, repasar el partido, corregir errores y llegar al viernes de mejor forma para avanzar de fase y toparse en una nueva oportunidad con la Universidad de Chile”, concluyó.