El estratega del aurinegro analizó lo que fue la participación del inmortal en la temporada 2018 del fútbol femenino nacional. Repasó los momentos más dulces, así como también dejó en claro cuáles son los factores a mejorar de cara al próximo torneo.

¿Cuál es el balance que se puede hacer del año 2018?

El balance es positivo, de los cuatro objetivos que nos propusimos, cumplimos dos y esos fueron los más importantes. Me refiero a dejar a la institución, a Fernández Vial en la Primera División del Fútbol Femenino de Chile para el próximo año y el otro obviamente era clasificar a los playoffs, objetivo que se cumplió con creces

Si bien nos faltaron otros dos que eran haber ganado la zona sur, que no se logró por muy poco y el más ambicioso que era salir campeonas del torneo, lo que era difícil pero que a la vista de lo que fue el equipo a lo largo del año, no era un objetivo imposible, nos quedamos con buenas sensaciones, porque demostramos de que estamos hechos y que con un poco más de trabajo, podemos llegar muy lejos.

¿Cuáles fueron los puntos o los momentos más alto del equipo en este campeonato?

Los puntos más altos del equipo siempre fueron la entrega y el sacrificio por la camiseta. En el plantel hay muy buenas jugadoras, chicas con técnica y bien dotadas de aspectos futbolísticos, pero lo más alto fue la entrega, el coraje y la garra con la que disputaron cada partido.

¿Qué lecciones se pudieron sacar el limpio una vez ya finalizada la participación en el torneo nacional?

En el caso del primer equipo la lección o lo que nos pudimos dar cuenta es que tenemos jugadoras para pelear un campeonato, pero para eso también es importante mencionar que para lograr eso debemos trabajar un poco más. Además, obviamente nos dimos cuenta que nuestro trabajo como cuerpo técnico y el de la directiva, si bien siempre buscamos hacer las cosas bien, ahora este nuevo año se viene un proceso totalmente diferente, por lo que debemos hacer las cosas aún mejor y trabajar con más profesionalización.

A nivel de institución lo que sacamos en limpio fue la creación de nuestra Escuela de Precadetes, es un proceso que recién comienza y que esperamos que siga creciendo con el pasar de los años y que se convierta en el semillero de Fernández Vial Femenino.

¿Cuál fue la característica más destacada del equipo a lo largo de la temporada?

Lo más destacado de este año fueron las cualidades técnicas y futbolísticas que adquirieron las chicas, a principio de año pensé que la parte física nos podría pasar la cuenta, pero no fue así, nos paramos de igual a igual siempre y todas las canchas del país. Si tuviera que destacar o quedarme un aspecto en particular, ese sería la garra y la entrega del equipo, eso fue indiscutible e increíble durante todo el torneo.

¿Qué faltó para poder haber llegado más lejos?

Yo creo que los que nos pasó la cuenta fue la poca continuidad de trabajo, no porque no quisiéramos, sino porque a lo largo del año tuvimos demasiados inconvenientes a la hora de entrenar. Si bien como he dicho, tengo jugadoras con mucha técnica y de buen pie, al partido contra Palestino no pudimos llegar con lo mejor que teníamos. Si hubiésemos disputado ese encuentro con el equipo que jugó la mayoría del año, las hubiésemos complicado aún más de lo que lo hicimos.

Por otro lado, nos faltó la experiencia o quizás tener un plantel un poco más amplio, tuvimos que cambiar jugadoras de posiciones y sacrificar el ataque para resguardar el mediocampo o la defensa. Entonces ese fue un factor importante y que va de la mano con el anterior, la inexperiencia sumado a la poca continuidad de trabajo no pasó la cuenta.