El Inmortal durante el mes de agosto cumplió con la entrega de la documentación requerida por la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, para optar por el Licenciamiento de Clubes. La postulación fue aprobada por el ente rector y luego por la comisión externa, lo que otorga a la institución la facultad de participar de las competencias oficiales de la federación, pero sobre todo, respaldar el trabajo administrativo realizado en este regreso del club al fútbol profesional chileno.

El Almirante, este año ha enfrentado mucho más que el regreso a las canchas del fútbol profesional, si no que también, un proceso de consolidación en lo administrativo, lo que sería validado a través de la Licencia de Clubes Profesionales. Dicha concesión, tiene como objetivo  regular diversos aspectos del desarrollo del fútbol de la institución, asegurando la integridad y un mejor funcionamiento de las competencias oficiales nacionales e internacionales, profesionalizando la labor administrativa de los clubes, fomentando la inversión en infraestructura, incentivando el fútbol juvenil de proyección en las instituciones, promoviendo los buenos valores, potenciando la capacidad económica y la transparencia.

De esta forma, Fernández Vial trabajó durante este 2018 arduamente para cumplir con los criterios que cubre la Licencia de Clubes, los que abordan el ámbito deportivo, de infraestructura, administrativo, jurídico y financiero. El Gerente General del Inmortal y quien lideró este proceso de licenciamiento, Felipe Sáez, comenta que esto consiste en “una estandarización de los procesos, donde los clubes deben cumplir con una serie de pasos para ser realmente profesionales. Ya no es sólo cumplir con las bases del campeonato, sino que se debe poseer una sede, un lugar de entrenamiento establecido, aspectos jurídicos normalizados, administrativamente poseer distintos departamentos y encargados de área; un encargado de prensa, de marketing, una gerencia de operaciones y enlace con la gente. Se exige jugar en un estadio aprobado por gobernación para tener fútbol profesional. Toda esta evaluación se va realizando año a año y las exigencias van aumentando”, explica.

La obtención en primera instancia del Licenciamiento de Clubes Profesionales, es un gran paso para el club. “En el proceso de la temporada anterior, sólo un equipo logró la aprobación completa en la primera evaluación, siendo el resto citado a una segunda evaluación, uno desafiliado y otro sancionado con pérdida de puntos al inicio de la presente temporada”, señala Felipe Sáez, destacando el que Vial haya logrado rápidamente la distinción.

Sáez, expresa que siguiendo por esta vía, el club “paulatinamente va a llegar al estándar profesional. Hoy estamos en una transición, desde lo amateur, donde todo se concentraba en pocas personas, un directorio, a tener gente especializada en diversas áreas para cumplir con todo lo que se realiza en el club. En lo administrativo, se ha buscado comenzar a cumplir funciones donde antes no se tenía exigencia”, manifiesta.

De dicha labor, la ANFP ha sido testigo en sus visitas a nuestras dependencias, además de que también han seguido detalladamente lo que ha hecho Vial en su regreso al profesionalismo. El ente rector, por ejemplo, ha destacado lo realizado en materia comunicacional. “Se han sorprendido de la calidad informativa de lo que nosotros hacemos, ellos están enterados de lo que realizamos a través de nuestros contenidos, y eso sobresale de un club que viene saliendo del fútbol amateur, cumpliendo con un trabajo que se parece a lo que han hecho clubes que llevan más de tres años en la división o a clubes de la Primera B”, dice Felipe Sáez, sin embargo, meritoriamente, esos parabienes abarcan diversas perspectivas de lo que se ha hecho.

Dentro del plan del Licenciamiento de Clubes, se enfatiza en la labor de las instituciones por potenciar su área de fútbol formativo, joven y femenino, áreas en las que Fernández Vial se encuentra trabajando incesablemente. El Fútbol Joven espera por su debut en la competencia oficial luego de una década, a través de sus categorías que han estado preparándose desde hace más de un año, mientras que en el fútbol femenino, el Almirante es el único club de la división en contar aquella disciplina, que además consolidó su buen trabajo ganándose tras su rendimiento deportivo, la participación en la primera división del torneo nacional de mujeres.

Son diversas aristas las que han permitido a Vial desarrollarse de manera transversal, no solamente pensando en lo deportivo, si no que también en aquello que le permita proyectarse y sostenerse en el tiempo, con el objetivo claro de volver, a mediano-largo plazo, a posicionar al club en el sitial de honor del fútbol chileno.