Los Runners Paola Yáñez, Macarena García y Rodrigo Herrera, fueron parte del batallón de vialinos que corrieron en la MITA 2019 y cuentan como vivieron la gran experiencia.

Los Runners aurinegros este domingo enfrentaron un gran desafío. La Maratón Internacional Temuco Araucanía (MITA 2019), corrida patrocinada por la Federación Atlética de Chile y una de las más importantes del país, fue el escenario donde nuestros representantes derrocharon entrega, dedicación y pasión vialina.

Fueron 14 runners inmortales los que participaron de la prestigiosa maratón. Paola Yáñez (26), de Chiguayante, fue una de ellas. Integrante de Fernández Vial Runners desde su año de formación, desde los 21 años había participado en corridas de 5k, sin embargo, sumarse a los trabajos de la rama aurinegra le permitió tomarse el atletismo en serio e ir superando sus marcas.

Este domingo, Paola decidió aventurarse en Temuco. «Decidí correr 15k en una de las mejores carreras de Chile, la ruta es hermosa para alguien que no conoce Temuco, recorres partes importantes de la ciudad y el clima estuvo acorde a la realización de actividad deportiva», comenta sobre la competencia, expresando que «por mi parte llegué a la meta contenta, sin cansancio ni lesiones, fue una excelente experiencia. Yo a pesar de considerarme una atleta aficionada, cada vez que compito intento superarme a mi misma y mejorar mis propias marcas».

Macarena García (39), vivió su primera corrida nade menos que en esta competencia de carácter internacional. Se incorporó en enero a Fernández Vial Runners gracias a un colega, pero señala ahora estar conociendo el club, lo que le ha llamado mucho la atención desde la «gran experiencia de la Noche Aurinegra», dice.

Las atleta aurinegra, cuenta que «había planificado para abril su primera corrida en Coronel, pero se presentó esta oportunidad y sin pensarlo mucho lo tomé. Resultó ser maravilloso» dice, agregando que «estoy 100% feliz de haber completado esta primera carrera y por el apoyo que recibí de los integrantes del club».

García confiesa que «fue genial ver toda la garra que hay en la rama. Un orgullo vestir y mojar esta camiseta, la adrenalina que se siente al ver la meta es una gran sensación. Fue inevitable no levantar los brazos al llegar a la meta», pero también destaca que «siento una gran admiración por los vialinos que corrieron los 42k».

Y Rodrigo Herrera fue uno de ellos. El joven de 26 años, empezó hace tres años a correr de forma aficionada y este domingo corrió la máxima categoría de la MITA 2019. «Fue un desafío bastante grande y personal, de un momento a otro se me ocurrió inscribirme en 42k porque ya había corrido algunas de 21 y otras medias maratones, pero me sentí con las ganas de sobrepasar el límite de lo que ya había hecho», comenta.

El deportista, cuenta que se unió al club hace ocho meses y que «sin duda Vial fue el que me ayudó a dar el paso de querer llegar más lejos. Antes no había tenido el apoyo y respaldo de un equipo».

Herrera, señala que la Maratón «fue tremendamente complicada. Habían emociones que costaba mucho controlarlas, pensaba ‘en qué momento me metí en esto’, cómo enfrentarlo y cómo poder mantener un ritmo para durar 42k», confiesa sobre la corrida. «pasan muchas cosas por la cabeza, durante la maratón uno tiene mucho tiempo para pensar, uno se enfrenta a si mismo, como se ha preparado, las corridas anteriores, las lesiones que se han debido enfrentar», cuenta.

El runner vialino, también narra el momento emotivo de que «en el km 40, me estaba esperando mi polola que había antes corrido los 5k. Ella me acompañó la última parte, corriendo a mi lado e hidratándome un poco». Hasta que logró cruzar la meta, momento en el que expresa que «es una emoción enorme. Fue demasiado emocionante lograr algo que uno jamás pensó que iba a hacer en su vida, sobre todo después de una fractura que tuve el 2014. La sensación de cruzar la meta de una Maratón es como titularse de algo que uno realmente ama hacer, es algo potente que te marca. Desde este domingo siento que nade es lo mismo y que cada vez se puede llegar más lejos» cuenta emocionado.

Finalmente, Rodrigo, agradece «al club que ha ayudado en entrenamientos y al grupo que se ha conformado, a la competitividad sana que hay entre nosotros mismos y con otros clubes. Todo ello me ha ayudado a superarme a mi mismo y a llegar más lejos», cierra.