Perseverancia, resiliencia y sacrificio, acompañan la historia que desde el 2017 Michael Leal escribe en el Alimirante. Conoce más del joven arquero que defendió los tres tubos aurinegros el domingo ante Iberia. 

El guardameta de la sub 19, Micheal Leal, tuvo la gran oportunidad de debutar en el fútbol profesional el pasado fin de semana ante Iberia por la novena fecha de la Segunda División. El duelo donde Fernández Vial debió jugar con juveniles debido a la paralización convocada por Sifup, dejó también historias y sueños cumplidos. Sin embargo, Michael, es una cara más que conocida en el Inmortal, una historia de esfuerzo y constancia lo atan al aurinegro desde el 2017, siendo parte incluso del inolvidable ascenso.

El joven arquero, es oriundo de Santiago y en su adolescencia llegó a Concepción, donde comenzó a defender el arco del club amateur, Unión Las Torres de San Pedro de la Paz. Con 16 años, fue a probar suerte a Huachipato, donde quedó pero luego le informaron que no podría continuar ya que tenían seleccionados a los arqueros que disputarían el campeonato.

Michael junto al equipo proyección (2017)

No obstante, muy pronto su destino cambiaría. «Un amigo me dijo que habían pruebas del equipo de proyección del Vial en la Cancha del Flecha. No tenía idea como llegar y él me llevó», cuenta sobre su primer acercamiento al Inmortal en 2017. Ahí fue seleccionado y se incorporó al equipo juvenil que se preparaba para competir en el Fútbol Joven.

Ese año, para Michael sería bastante especial, ya que con su 16 años tuvo la oportunidad de sumarse a los trabajos del primer equipo que conseguiría el anhelado regreso al fútbol profesional chileno. «Estaban siempre llamando a un arquero al primer equipo. Un día me llama Manuel Reyes -entrenador del equipo proyección (2017)- y me dice ‘mañana tienes que estar en Boca Sur, te toca con el plantel'». Llegó a entrenar y desde ahí nadie lo movió, participando en los entrenamientos del plantel de honor «desde el 14 de junio hasta el día del ascenso», cuenta.

Ese día, sin duda marcó no sólo a los hinchas del Almirante, sino que también a quienes lo vivieron desde la interna. Michael, compartió todo un semestre con el equipo y expresa que esa oportunidad es difícil de olvidar. «Me acuerdo que ese día miraba todo el estadio y había mucha gente. Yo sólo conocía al Vial por el nombre, más allá no había visto un partido. Pero en ese partido y cada vez que jugaba, le empecé a tomar cariño», manifiesta, afirmando que «hoy le tengo un enorme cariño, ya que se que la gente está con el equipo en las buenas y en las malas». 

Acompañando al plantel del ascenso en 2017

Luego de ese ascenso, Leal, tal como su apellido, continuó con el equipo de proyección. El objetivo era participar del Fútbol Joven ANFP en 2018, sin embargo, aquel deseo se tuvo que ver aplazado hasta este 2019. Él no cesó de trabajar y con perseverancia continuó hasta que llegara el momento de entrar a la competencia junto a la sub 19. Aquel día arribó y con ello la posibilidad de volver a trabajar con el primer equipo, pero esta vez, en el fútbol profesional. «Llegó el 2019 y se confirmó que participaríamos en el Fútbol Joven.  Y un día el profe Gonzalo (Smith, preparador de arqueros del plantel), me dijo que tenía que estar al día siguiente a las 10 de la mañana en Los Batros, que tenía que darlo todo para poder seguir entrenando con el equipo».

Dicho y hecho. Michael se la jugó y hasta hoy entrena como tercer arquero del primer equipo junto a Pablo Soto Soto y Felipe Yáñez. En su llegada, dice que «el recibimiento fue bacán, tanto de los jugadores como el cuerpo técnico». 

Pero el día clave llegaría el domingo 2 de junio, cuando la sub 19 debía salir al césped del Estadio Ester Roa Rebolledo para defender al Inmortal en la Segunda División. Esa noche, Michael debía sacar a relucir todos sus conocimientos y demostrar el motivo que lo tenía entrenando con los mejores. «Lo asimilé más tranquilo, ya que Felipe, Pablo y el profe me dijeron que tenía que estar calmo, que era sólo un partido más y lo más importante que no estuviera nervioso, que disfrutara al máximo la experiencia. Intenté llevar todo lo que trabajamos en la semana», se sinceró sobre ese día, jornada donde a pesar de la derrota, se llevó las alabanzas de los presentes tras un buen cometido.

Ahora, Michael se enfoca en lo que viene, es cauto y va paso a paso. Primeramente, detalla que «en lo individual espera mantener la titularidad en la juvenil, sostenerse en el plantel profesional entrenando y colectivamente con la sub 19 quedar entre los tres mejores del campeonato». Acerca de la posibilidad de ser llamado en alguna citación del primer equipo, si bien, es un anhelo personal, «primero, espero que el equipo pueda alcanzar el ascenso», cierra.