Más de una década llevaba Fernández Vial sin decir presente en el torneo de cadetes, situación que cambió este año y que cierra su temporada con un positivo análisis. 

El Inmortal cerró su temporada de retorno al Fútbol Joven ANFP. Luego de una década sin competir en torneos oficiales de fútbol juvenil, Fernández Vial por fin pudo integrarse este 2019, derecho que se hizo valer luego de que el club regresara al fútbol profesional el año pasado. Pese a que durante la temporada debieron enfrentar a avezados equipos con basta experiencia en sus respectivas categorías, el Almirante no se achicó  y dio pelea constante en el Apertura y Clausura. La sub 19 fue la sobresaliente llegando incluso a estar en el subliderato.

Bajo la jefatura técnica del entrenador Antonio Zaracho, comenzó este año la aventura del fútbol joven aurinegro en el Torneo Nacional de la ANFP. El proyecto que sembró sus bases en el grupo de jugadores a proyección formado  por la agrupación “Todo por el Vial”, pudo cumplir su anhelo de competir en el máximo certamen integrando el grupo sur del Torneo de Primera B.

Luego de un Apertura de evaluación, análisis de la categoría, rivales y adaptación, el Inmortal logró obtener cuentas positivas en su balance del primer semestre. En el segundo, enfrentó un Campeonato de Clausura donde se determinó a ser protagonista.

En el análisis de lo que fue esta temporada, que debió terminar anticipadamente por decisión de la ANFP debido a la contingencia nacional, el Director Técnico de la sub 19 y Jefe Técnico del Fútbol Joven, Antonio Zaracho, expresó que como equipo “estamos conformes con lo realizado. Después de mucho tiempo, nuestro club pudo participar del Campeonato ANFP. Al principio, cuando se nos informó, tuvimos muy poco tiempo para conformar muchas categorías, desde la Sub 13 a la Sub 19. Tuvimos que reclutar rápidamente jugadores y a pesar de ello fue muy bueno”.

El entrenador, comentó que “hemos hecho un análisis muy bueno con el directorio del club. Es mucho más lo positivo que lo negativo. En todas las series fue un progreso grande, se fue creciendo y no sólo en los resultados, sino que también buscando proyectar jugadores al primer equipo”, dijo el encargado.

Precisamente, en relación a la participación de juveniles en el primer equipo, Antonio Zaracho dijo que “la comunicación que hemos tenido con los entrenadores del primer equipo durante el año (Erwin Durán/Jorge Garcés), ha sido muy buena. Hemos podido hacer entrenamientos conjuntos para que vieran a los jugadores y así terminaron cerca de ocho futbolistas entrenando en el primer equipo. Incluso en la sub 17 habían tres jugadores que estaban entrenando con el plantel, jugadores que tienen una base importante para pelear un cupo y estar ahí”, manifestó.

En relación a los resultados, la sub 19 fue la categoría más sobresaliente, logrando estar en el podio del campeonato. “Faltando dos fechas, habíamos perdido sólo dos partidos y terminamos segundos en la tabla, donde hay equipos que llevan años en el torneo, como es Iberia, Puerto Montt, Ñublense y Valdivia. Así logramos hacer una buena campaña” comentó el profesor sobre lo conseguido por la serie mayor de cadetes. La sub 17 también estuvo bajo las órdenes de Zaracho y logró sostenerse en medianía de tabla durante ambos torneos.

Por su parte, la sub 16 y sub 15, a cargo de Jonathan Quintana, también cumplieron una función importante en su participación, no sólo logrando importantes resultados, sino que sembrando las primeras bases de las categorías superiores del fútbol joven y así también el pilar de lo que será la conformación de la sub 17 y sub 19 del próximo año.

Pero sin duda, una misión importante a llevar a cabo este año para el Fútbol Joven, ha sido la de formar una identidad en sus categorías y más allá de ellos, transmitir valores que se conviertan en un sello único de la cantera aurinegra. “Tuve el orgullo de haber jugado en este club, sé lo que se transmite y como se juega. Que a veces cuando no se puede jugar bien al fútbol, viene lo otro, el meter, el correr y el esfuerzo que da cada uno. Y uno de los puntos que más se destacó en el análisis anual, fue la identidad de estos niños, la identificación con la institución, la entrega en cada partido. Lograr eso fue un paso importante”, determinó Zaracho.

Jonathan Quintana, por su parte, complementó en aquello, expresando que “nosotros como entrenadores debemos tener claro que los jugadores deben tener principios en la vida y como jugadores. Para nosotros, el día a día es muy importante, estar preocupados de ellos, de cómo se sienten, y de su desarrollo. Ya que ahí es donde algunos nos van a dar respuestas muy positivas”, dijo el formador, concluyendo que “hay muchos jugadores que han logrado identificarse con el club, y eso hace las cosas más fáciles para que el día de mañana, aparte de ser buenos jugadores, sean jugadores que tengan un gran cariño por esta camiseta”, cerró el entrenador.

Pese a que los torneos finalizaron, los equipos han continuado sus entrenamientos, pensando desde ya en el próximo año. Pronto comenzará la etapa de conformación de planteles y con ello las convocatorias masivas a pruebas de jugadores, las que serán anunciadas a través de las plataformas oficiales del club.