La capitana del inmortal, que por estos días se encuentra recuperándose de una gravísima lesión de tibia y peroné, nos comenta acerca de su actual momento y de la visión sobre la institución que le han dado todos sus años de experiencia vistiendo la camiseta aurinegra.

Jazmín Gallardo comienza relatándonos acerca de su recuperación y cómo fue el hecho de lesionarse en pleno campeonato nacional 2019.

“En esta nueva etapa de mi recuperación ya estoy metiendo balón, trotando y haciendo ejercicios que me puedan ayudar a volver de a poco.”

“Cuando me ocurrió la lesión fue terrible, nunca había sufrido una. Sabía que no sería fácil pero tampoco me imaginé que tan difícil. Una operación es complicada, pero dos ya son palabras mayores. Me sentí mal de primera obviamente, pero todo empeoró cuando me hicieron un scanner, el que arrojó que las cosas no estaban bien. Volver a repetir el proceso de recuperación fue un retroceso, pero con el apoyo de mi familia logré salir adelante. Estuvieron en todo momento para mí, para subir mi ánimo y lograr que ya todo avanzara, fue duro lesionarme, pero en la vida hay cosas mucho peores, así que sólo queda seguir trabajando para volver con todo.”

Con respecto a los tiempos que se viven hoy en día, Jazmín comenta cómo lleva su cuarentena y lo que más extraña de su rutina como jugadora aurinegra.

“Esta cuarentena es complicada igual. Estar encerrada la mayor parte del tiempo no es agradable, pero en familia todo más agradable y se hace más llevadero. Pasamos las tardes jugando, armamos rompecabezas, juegos de mesa, etc. En lo deportivo sigo las rutinas de entrenamiento que nos envía la kinesióloga y aparte estoy con mis clases online, así que tengo cosas que hacer siempre.”

“Creo que lo que más extraño de la rutina es estar con mis compañeras entrenando, compartir un camarín. Soy una persona exigente conmigo, por eso siempre es difícil estar fuera de las canchas, más cuando día a día intento mejorar. Pero por ahora es por una fuerza mayor y a lo mejor cuando vuelva el campeonato ya podré retomar nuevamente con mi equipo.”

En relación al apoyo brindado por el club en estos momentos difíciles, Jazmín saca la voz y agradece la preocupación del inmortal por sus jugadoras.

“Como capitana y jugadora creo que en estos tiempos nos demostrado de lo comprometidos que está el club con nosotras, nos han facilitado materiales para entrenar y además recibimos ayuda con cajas de alimentos. Ahora dependerá de nosotras demostrar en cancha cuando volvamos a retomar el campeonato. Hay varias compañeras nuevas y creo que esto les da una motivación extra, es una forma de sentir los colores y aprender a vestir la camiseta de un club tan histórico como Fernández Vial.”

Al ser una voz más que autorizada, la capitana aurinegra habla sobre el futuro de la rama femenina y lo que espera de las nuevas generaciones de guerreras aurinegras.

“Creo que todas estas puertas y oportunidades que se están abriendo es un gran paso para las más pequeñas. Después de tantos años de espera y malas condiciones, como por ejemplo no tener donde entrenar o no tener materiales, ahora las condiciones son totalmente diferentes para quienes están empezando. Antes sólo teníamos las ganas de querer mejorar y crecer como jugadoras, Ahora se ha hecho un trabajo duro, el cual espero que las más chicas sepan aprovechar bien, si se proponen metas y objetivos los podrán conseguir y tendrán mejores condiciones para desarrollar sus carreras. Vial tiene un gran semillero, cada vez más niñas con mucho talento llegan al club, el que les está dando las oportunidades, recursos y junto a un gran equipo de profesionales para que ellas puedan crecer como futuras jugadoras y llevar a nuestro equipo a los mejores lugares.”