Con 23 años hizo su debut la actual mediocampista del almirante, quien ahora es una voz a escuchar tanto dentro como fuera de la cancha, siendo unas de las referentes del camarín aurinegro.

Llegada en el 2016, Nicole Chávez se ha convertido en una pieza fundamental a la hora de armar el 11 inicial del aurinegro de damas. Su polifuncionalidad en el sector medio y defensivo le han hecho acreedora de un puesto inamovible en la escuadra dirigida por José Luis Espinoza.

Con respecto al actual momento, Nicole nos comenta cómo pasas sus días en su hogar.

“Este periodo de cuarentena lo llevo cuidando a mi mamá ya que ella sufrió un accidente cardiovascular en los cuales estoy a cargo al 100% de hacer los ejercicios de rehabilitación, también haciendo y cumpliendo con el periodo de mis entrenamientos lo cual estos son día por medio. En mis tiempos libres escucho un poco de música y ayudar en todo lo que pueda en casa”.

Como todo en la vida, siempre hay un comienzo, etapa que la jugadora aurinegra sabe recordar

“Desde pequeña jugaba con mi tío en la esquina de mi casa, podíamos pasar horas en lo mismo y jamás me aburría tanto así que mi mamá nos tenía que ir a buscar a las 1:00 de la mañana y siempre me agarraba de la oreja para que me entrara de una vez, en los recreos del colegio siempre escogía jugar a la pelota con mis compañeros y ellos siempre respetaron el hecho de que fuera mujer ya que siempre me vieron como un aporte para el equipo pienso yo, comenta Nicole entre risas.

El momento de decidir jugar futbol en una institución fue gracias mi hermana Valentina, ella mediante Facebook se enteró que habría prueba para jugadores y ella mismo fue la que se contactó con el profesor José Espinoza y él le dijo la hora y el día que tenía que presentarme, fue lo mejor que me pudo pasar en la vida ya que al fin podía hacer lo que realmente amaba en la vida y llegar al Vial fue un momento único en mi vida”.

Si ya el estar una fecha sin jugar ya sea por suspensión o alguna lesión acompleja a cualquier deportista, la mediocampista del inmortal tiene claro lo que más echa de menos.

“Extraño mucho a mi grupo de compañeras, profesores, y los chascarros espontáneos que nos suceden en cada entrenamiento que nos alegran el día. Los viajes que realizamos cuando nos enfrentamos a nuestros equipos rivales, los entrenamientos que nos exigen para rendir al 100% y que quedamos muertas como también los retos de nuestros queridos profesores”.

Al ser consultada por sus años en el inmortal, Nicole asegura que se siente como en casa vistiendo la aurinegra.

“Desde el primer día que llegue a Vial siempre me acogieron, es mi segunda familia. Como anécdota recuerdo un viaje que se realizó a Valdivia donde el bus en el que viajamos era tan pequeño que al momento de llegar a destino nos tuvieron que hacer masajes al equipo completo en las piernas porque llegamos muy acalambradas, también en ese mismo viaje yo tuve un momento épico en el cual hice 2 goles para nuestro equipo y gracias al apoyo y aguante de todo el equipo salimos victoriosas, siempre recordaré esos momentos.

Ese mismo día dependíamos mucho del resultado de las sub-17 porque con su rendimiento más el de nosotras podíamos asegurar nuestro cupo en Primera División. Llovía torrencialmente y desde le bus no paramos un momento de alentar a las más pequeñas, fue mágico y conseguimos los resultados para lograr el objetivo, esos momentos siempre los llevaré en mi mente”.

Como la guerrera aurinegra mencionó anteriormente, su madre se encuentra pasando un difícil momento de salud, instancia en la Nicole se ha sentido más vialina que nunca.

“Hoy día debido a la situación en la que estoy por el accidente de mi madre he sentido más que nunca el cariño y amor del club, ya que han estado desde el día 1 tanto como mis compañera y profesores. Todos apoyando a mi familia más que nunca y eso me enorgullece mucho y me encanta ser parte de este club tan amado”.

Además, la mediocampista aprovechó la oportunidad para expresar su visión sobre la relación entre la institución y la rama femenina

“Veo la relación del club y la rama femenina de una forma muy buena ya que han estado al pendiente que nosotras, tanto para apoyarnos como para que no perdamos el rendimiento y nos sigamos ejercitando porque sabemos que en algún momento todo esto se acabara y tendremos que volver a las canchas con todo. El hecho de que el club nos ayude con los implementos de entrenamientos es fabuloso y no todas las jugadoras pueden decir lo mismo de su club”.

Al finalizar Nicole entrega su opinión respecto al momento de desarrollo que vive el fútbol femenino a nivel nacional.

“Hay muchos clubs con jugadoras de gran nivel y talento. Poco a poco los clubes más pequeños se están haciendo notar a gran nivel, pero creo y quiero que también como jugadoras aún faltan cosas a nivel general, la idea es que nos den más protagonismo ya que nosotros nos esforzamos al mismo nivel que los hombres incluso más para poder llegar a nuestras metas y objetivos, sé que de a poco se avanza y en ese avance como futbol femenino vamos bien y la idea es que en un futuro sea igual para todos y todas”.