Una de las líderes dentro del vestuario del inmortal comentó su presente y cómo ha sido su estadía desde el arribo a la defensa vialina.

Llegada el 2019 al aurinegro, la oriunda de Valdivia nos comienza comentado sobre cómo lleva este periodo sin fútbol.

“Bueno, acá en Valdivia por temas de lluvia y por la contingencia no se puede salir mucho, pero vivo cerca de una salida de Valdivia por un camino rural y me escapo mientras pueda a pedalear 1:30 más o menos de ida y otra más de vuelta. También por supuesto que realizo rutinas que nos envía nuestra profe Carla Bascur, eso lo hago todos los días y bueno, en la tarde casi siempre es de cartas con mi hermanita”.

Los entrenamientos desde el hogar han sido una constante desde la paralización de la actividad deportiva.

“A sido un poco complicado a veces por el tema de los espacios ya que, mi casa no es muy grande, pero me las arreglo para poder realizarlos. La verdad es que son bastantes entretenidos ya que cuento con el apoyo que recibo de mi hermanita al realizarlos. Ella ve cómo me cuesta al hacerlos y los disfruta”, comenta entre risas.

“Extraño entrenar, ya que me encanta. Es mi parte favorita de la semana y el lazo que puedes llegar a formar en un grupo de jugadoras puede ser tan fuerte que se extraña un montón. Viajar, reír con ellas y hasta cómo nos frustrábamos cuando no nos salían las cosas como lo habíamos planeado durante los entrenamientos, mis compañeras me entregan tanto dentro y fuera de la cancha que es imposible no extrañarlas.”.

Con respecto a la posibilidad de una vuelta al fútbol en el mediano plazo, Norma no cree que se produzca luego.

“Lo veo difícil ya que Concepción es una de las ciudades con un número de contagios altos, por lo tanto no apoyaría el regreso a los entrenamientos tan pronto, a no ser que se tomen las medidas necesarias para asegurar la salud de las jugadoras y todos quienes formamos el plantel. Lo veo difícil, a mí me encantaría volver hoy pero es muy peligroso aún”.

Desde su llegada, la valdiviana se ha ganado un lugar en el once titular, consolidándose como una referente dentro del plantel vialino.

“Llevo dos años en Fernández Vial contando este y ha sido fantástico, el apoyo tanto del profe como de las jugadoras, los partidos ganados, los perdidos. Siempre te queda algo y eso lo rescato un montón. Diría que he crecido como persona y como jugadora, el equipo te da la confianza para hacerlo y eso se valora un montón. El apoyo incondicional de los que se tiene al rededor es incomparable”.

“La relación y el apoyo del club es bastante bueno. La idea es igualarnos con la rama masculina, obvio que hay cosas que pueden molestar a veces, pero no nos han abandonado en este periodo y eso lo agradezco también pero siempre se puede más. La idea es seguir trabajando y mejorando para que las nuevas generaciones de jugadoras cuenten con muchas más opciones y apoyo”.

A nivel nacional, la defensa tiene claro que el fútbol femenino debe seguir creciendo y que hay que aprovechar las condiciones de muchas jugadoras de nivel.

“Podemos ser las mejores de Sudamérica si tan solo la ANFP nos igualará en todo ámbito. Chile cuenta con muy buenas jugadoras y no tan solo en Santiago si no que en regiones tanto al sur como para el norte. Sigo basta el fútbol masculino y me da envidia muchas de las situaciones o condiciones con las que cuentan para poder desarrollar la profesión. Por otro lado, es verdad que se ve como algunos equipos han invertido en sus ramas femeninas, por lo tanto creo que se puede hacer más de lo que está haciendo en general, siempre se puede dar más y mejorar las condiciones para nosotras”.