Aurinegros trabajaron siguiendo estrictamente las indicaciones de resguardo y en una nueva modalidad de entrenamiento por turnos.

El primer equipo masculino tuvo hoy su primera práctica presencial luego de más de tres meses de suspensión de las actividades deportivas producto de la emergencia sanitaria. El retorno fue distinto, se hizo en dos turnos, en los que participaron doce jugadores por tanda y divididos en tres canchas.

Llegó el momento de volver a los entrenamientos y se hizo siguiendo todas las indicaciones del protocolo presentado por la Comisión Médica de la ANFP y de la autoridad sanitaria. Los jugadores bajaron de sus autos, de forma individual ingresaron para lavarse correctamente las manos, controlarse la temperatura y, luego del visto bueno del área médica, a la cancha para ponerse a disposición del cuerpo técnico.

“Es muy agradable volver después de tantos meses encerrados, trabajando vía remota. Nos ha tocado regresar en un día de pleno invierno, pero los chicos se sienten bien. Estamos contentos, ilusionados y esperanzados”, fueron las primeras palabras del Director Técnico del Almirante, Jorge Garcés.

En esta primera etapa, las metas apuntan a una readaptación deportiva, proceso que el entrenador describe. “La idea es poco a poco ir recuperando lo perdido y la forma de empezar es ésta, retomando la parte física y luego habrá tiempo para reintegrar el balón”, manifestó

La alegría se palpaba en el Complejo Siete Fútbol, uno de los dos recintos que Fernández Vial dispone para este retorno a las prácticas junto con el Club Hípico de Concepción. “Tenemos una muy linda sensación, pues estamos acostumbrados a trabajar en el campo de juego y sentir esto después de muchos meses es satisfactorio”, expresó Arturo Sanhueza.

El capitán aurinegro, profundizó en la ventaja de retornar a los trabajos en cancha. “Hoy hicimos trabajo netamente físico, donde pudimos hacer un poco de ejercicio aeróbico, lo que no podemos hacer en casa. En ese sentido se marca una diferencia muy importante”, apuntó.

La mentalidad del equipo sigue fija en un solo objetivo y, en este regreso, fue una actitud para destacar. “La convicción está desde el primer día en que nos fuimos a pretemporada en Lautaro, en cada charla, en cada entrenamiento nos hemos enfocado en hacerlo de la mejor manera. Además, el club ha demostrado estar a la altura. No nos queda más que enfocarnos en que este tiene que ser el año de Fernández Vial”, declaró Arturo.

El delantero, Jonathan Soto Da Luz, coincidió con el ‘Rey’, agregando que “esperamos que esto se solucione rápido, lo que más queremos es que comience, las ganas están intactas. No nos hemos salido de esa recta. El plantel tiene interiorizado lo que quiere, hay un solo objetivo que es el ascenso y habrá que trabajar el doble para lograrlo”, dijo convencido el uruguayo.

Finalmente, en la misma idea, Jorge Garcés indicó que “Hemos tenido charlas sobre temas tácticos para no ir perdiendo la idea de lo que estamos trabajando, lo que pretendemos y lo que hemos logrado. Estamos preocupados y pendientes día a día de ellos. Hay un grupo muy maduro, comprometido y profesional”, cerró